Nuestra fortaleza es una visión y valores compartidos de un modelo cooperativista

Nuestra fortaleza es una visión y valores compartidos de un modelo cooperativista

La fruticultura del Alto Valle presenta realidades disímiles: por un lado, una marcada disminución en la cantidad de productores, empresas, hectáreas cultivadas y producción de peras y manzanas. Por el otro, empresas que a pesar de un entorno desfavorable, han podido mantenerse con vida y crecer. Es el caso de Productores Argentinos Integrados (PAI), una experiencia cooperativa exitosa. El ingeniero Germán Barzi, integrante del directorio, dialogó con Impacto Económico. La visión y valores de la empresa, su esquema comercial, los desafíos de un mercado global altamente competitivo y la necesidad de reformas institucionales y económicas fueron parte del diálogo.

¿Cuál es la conformación de PAI y cómo fueron sus orígenes? Productores Argentinos Integrados (Gru- po PAI) es una cooperativa exportadora conformada por 9 socios y 3 socios adhe- rentes. Los empaques agrupan a más de 240 productores pequeños y medianos en total; algunos son cooperativas que agru- pan a más de 60 productores. Nace a mediados de los 70’ con el ob- jetivo de comercializar directamente la fruta de los productores al mercado escandinavo, un mercado con un perfil comercial también cooperativista, con fuertes valores comunes con el modelo de PAI.

¿Y en cuanto a la producción? El grupo hoy reúne más de 3500 hec- táreas en producción, desde El Chañar hasta Valle Medio, con una producción anual total de 100 millones de kilos de frutas de pepitas. Estructura de empaque y frio para 4 millones de cajas por año.

¿Cómo está diseñado el esquema comercial? Está basado en llegar directamente a los clientes finales (cadenas de supermerca- dos fundamentalmente), con programas y compromisos preacordados, reducien- do la intermediacion en un porcentaje importante del volumen comercializado, estableciendo relaciones de largo plazo (el primer cliente de Escandinavia, sigue siendo un cliente importante de PAI hoy en día).

¿Y cuál es el destino de las exportaciones? El 90% se destina a la exportación, aten- demos a más de 80 clientes en 40 paí- ses. Los mercados más importantes son: Norteamérica, Rusia, Brasil y resto de Latinoamérica.

¿Cuáles son las tendencias en el consumo de frutas? A nivel mundial, se siguen concen- trando las cadenas y los sistemas de distribución… lo que implica para los abastecedores estar preparado para acompañar esos volúmenes y cumplir los programas en tiempo y forma. Ser un proveedor confiable en el largo pla- zo. En el caso de PAI, la escala es la que nos permite poder armar programas con las cadenas y cumplirlos. Hoy nos demandan una trazabilidad impecable, auditable y certificada en todas las eta- pas.

Y un consumidor más exigente… Sí, los distribuidores y los clientes quieren saber más sobre qué es lo que están consumiendo, cómo se produ- jo y cómo llega hasta su casa. Hoy el mundo demanda mayor responsabili- dad en todas las etapas de producción.

Para nosotros es una gran ventaja al agrupar productores que siguen las re- Nuestra fortaleza es una visión y valores compartidos de un modelo cooperativista La fruticultura del Alto Valle presenta realidades disímiles: por un lado, una marcada disminución en la cantidad de productores, empresas, hectáreas cultivadas y producción de peras y manzanas. Por el otro, empresas que a pesar de un entorno desfavorable, han podido mantenerse con vida y crecer.

Es el caso de Productores Argentinos Integrados (PAI), una experiencia cooperativa exitosa. El ingeniero Germán Barzi, integrante del directorio, dialogó con Impacto Económico. La visión y valores de la empresa, su esquema comercial, los desafíos de un mercado global altamente competitivo y la necesidad de reformas institucionales y económicas fueron parte del diálogo. ING. GERMÁN BARZI Director de PAI Ingeniero Industrial (ITBA). Masters Business Administration, Tuck School at Dartmouth, USA (2001). 11 ImpactoEconómico comendaciones técnicas del equipo de PAI, comparten las mejores prácticas y experiencias y todo ese know-how re- troalimenta el sistema.