Recursos Humanos busca rumbo

Recursos Humanos busca rumbo

Por MARÍA FERNANDA VILLAVERDE
Directora de la Consultora HUMANITAS
HR. Agile Coach Professional (ACPCCertiprof-LATAM). Gestión del cambio y
transformación organizacional.
[email protected]

La transformación permanente que se vive en las empresas, acelerada en este último año por los efectos de la pandemia, terminó de colocar en el centro de la escena a “Recursos Humanos” en las organizaciones.
El entorno en que vivimos con alta dosis de complejidad e incertidumbre hace necesario repensar los propios procesos del área de personas para liderar el profundo cambio cultural que atraviesan las organizaciones.
¡El paso es gigante y los nuevos desafíos que implica también lo son! Para afrontarlos, Recursos Humanos debe encarar un minucioso proceso de autoconocimiento, consciente de sus propias capacidades y carencias, ya que la función y la responsabilidad que hoy le toca cumplir son radicalmente distintas a las de ayer.
El cambio que se venía dando, ahora acelerado por el Covid y la transformación digital hace que las organizaciones arraigadas al status quo o con prácticas del siglo pasado, repiensen sus áreas, cultura y procesos para lograr sustentabilidad en el mercado.
Es así que aparece el imperativo de trabajar en las organizaciones en la innovación, transformación digital, por ende, cultural y el área de Recursos Humanos no es ajena a ello.
Surge entonces la necesidad que HR genere su propia transformación hacia el mundo de la agilidad organizacional, porque HR tendrá que ser ágil también para acompañar el cambio. Donde sus procesos y prácticas requieren ser revisados desde el punto de vista de los principios de la agilidad organizacional.
Un nuevo paradigma representado por un conjunto de valores, principios y metodologías orientadas a la entrega de valor incremental y temprana al cliente, la mejora continua y adaptabilidad frente a los cambios.
El nuevo posicionamiento de “Recursos Humanos” abre una serie de interrogantes que son clave en este escenario.
¿DONDE NOS APRIETA EL ZAPATO?
¿Cómo hacer para que Recursos Humanos genere valor en contextos de cambios dinámicos?
Si bien no hay una única respuesta válida, lo cierto es que el área de Recursos Humanos nació en épocas estables y poco disruptivas, no fueron creadas para este mundo de complejidad.
Requiere entonces reconocer cuales son los puntos de dolor del área para innovar mejorando nuestras prácticas. Desde el paradigma tradicional HR responde a tareas repetitivas y mecanicistas con cada vez menos capacidad de respuesta.
Y la agilidad organizacional nos interpela a poner en el centro a las personas y a la organización, jerarquizando la entrega de valor.
Se trata de una nueva visión y perspectiva para el área de personas para acompañar a las organizaciones que hoy requieren reinventarse con un propósito más evolutivo, potenciando a los equipos para lograr resultados superadores y el negocio pueda crecer.

RECURSOS HUMANOS: REINVENTARSE GENERANDO SU PROPIA INNOVACIÓN

Desde décadas atrás pensábamos que la innovación es algo reservado para gente iluminada, hasta que en el siglo XXI entendimos que innovar no es hacer necesariamente algo nuevo desde cero, sino que una mejora a algo ya existente es también innovar.

“Recursos Humanos” requiere una revisión de sus prácticas, adoptando una
mirada diferente sobre el futuro del área y los nuevos desafíos, porque en el peor de los casos quedará obsoleta o tenderá a desaparecer.
¡No se puede jugar un juego nuevo con reglas del pasado!
Las reglas de juego en el mundo digital son muy distintas e impactan y transforman el ADN de la organización.
Es necesario comprender la mentalidad y cultura ágil, haciendo foco en la entrega de valor.
El objetivo es poder dar respuestas a los cambios de una manera más proactiva, a fin de anticiparnos a los cambios que se avecinan.
El foco es revisar el propósito para centrarse en aportar valor al negocio y a las personas, logrando mayor grado de transversalidad en sus acciones para llegar a todas las áreas de la organización, promoviendo la mejora incremental y continua.
Otro aspecto a reforzar es sobre el funcionamiento de los equipos y la vinculación inter-área para pasar a responsabilidades distribuidas, maximizando la colaboración y transparencia en los equipos en pos de los objetivos a alcanzar.


CAMBIAR EL MINDSET ES EL RETO
Pensar fuera de la caja ¡El límite está dentro de la caja, no fuera de ella!
Para ganar protagonismo en la transformación es necesario adoptar una mentalidad de crecimiento y abierta que nos lleve a revisar estrategias, estructura, procesos y personas dentro de un ecosistema organizacional. Abrirse a lo nuevo generará una adhesión contundente frente al cambio y la innovación.
Recursos Humanos vela por las personas y es necesario lograr alineación en los cambios y mejoras desde la cultura y los procesos, revalidando la brújula cultural corporativa. Intentar llevar adelante un cambio en el negocio o área de tecnología y no involucrar a las personas terminará siendo una especie de esquizofrenia organizacional, porque por un lado se propondrán cambios a nivel personas y por otro lado los procesos hablarán de otra cosa.
Respondiendo a los cambios emergentes y globales a gran escala, es necesario que Recursos Humanos haga un reskilling en los procesos que interviene, revisando el aspecto propositivo del área.
Se requiere para ello un compromiso robusto para analizar las necesidades del negocio y el entorno, identificar brechas, definir nuevas métricas, incorporar big data para factores analíticos y estratégicos. Haciendo un doble click en la cultura desde la conformación y desarrollo de equipos, la captación de talento, la diversidad, el desarrollo de habilidades, gestando un nuevo modelo de liderazgo y promoviendo una cultura de empresa dinámica y adaptativa a entornos de constante evolución y cambio.
El valor de la transformación radica en analizar el ecosistema organizacional en el contexto actual de incertidumbre y complejidad, siendo la agilidad la gran aliada para generar negocios con la mirada centrada en las personas, los
resultados y en la propuesta de valor. Y esto requiere un compromiso profundo en la transformación y conexión con el entorno para lograr sustentabilidad del
negocio.
Esto implica un cambio de mentalidad profundo para Recursos Humanos y un nuevo rumbo en la era de la trasformación digital, cultural y la cuarta revolución industrial.