UIA. Los cepos laborales frenan la creación de empleo para 7 de cada 10 empresas industriales

UIA. Los cepos laborales frenan la creación de empleo para 7 de cada 10 empresas industriales

Una encuesta de la entidad fabril asegura que la doble indemnización y la prohibición de despidos impactan en las decisiones de contratación; mejora heterogénea en la producción y las ventas.

Los cepos laborales, según dicen casi un 70% de los 777 empresarios consultados por la Unión Industrial Argentina (UIA), están frenando hoy la creación de nuevos empleos en el sector manufacturero, que comenzó a mostrar un rebote tras años de crisis.

La encuesta de la UIA mostró que el 69% de las empresas consultadas manifestó que aumentaría su dotación de personal si no existieran la prohibición de despidos y la obligación de pagar doble indemnización, medidas establecidas por decreto del Gobierno el año pasado, en el marco de la pandemia.

Pese a que el 18% dice haber aumentado la cantidad de trabajadores en enero respecto a diciembre (un 14% dijo que la redujo), parte de esa suba se debe -dicen en la entidad- a “la necesidad de compensar el elevado porcentaje de trabajadores dispensados (12,5% en promedio)” a causa de la pandemia. Los motivos de esas licencias fueron los casos confirmados de Covid o por contacto estrecho y los trabajadores que tienen más de 60 años o con alguna enfermedad preexistente.

A las regulaciones, contaron en la UIA, se suman gastos surgidos durante la pandemia aún presentes. “Además del costo del transporte y de los trabajadores dispensados, se suman los testeos: el 51% [de las empresas consultadas] se hace cargo de tests para detectar Covid”, destacó el relevamiento del Centro de Estudios (CEU) de la UIA.

“La mitad de las empresas se hacen cargo de los test de Covid; un 40% carga con el costo del transporte de los empleados, y regulaciones laborales tan exigentes desde el principio de la pandemia, como la prohibición de despidos o la doble indemnización más los dispensados y juicios laborales generan perspectivas de que, pese a que se va creciendo, al final no se termine de incorporar demasiada gente”, afirmó Pablo Dragún, director del CEU.

“En cuando a la actividad, vemos heterogeneidad. Las perspectivas se ven mejor a nivel empresa que a nivel macroeconómico. Con tantas variables un poco inciertas que se están tratando de ordenar, parece importante dar un marco de previsibilidad para traccionar por el lado de las inversiones”, estimó.

El 25% de las empresas consultadas afirmó que tuvo un aumento de la producción y otro 41%, que las unidades producidas se mantuvieron sin cambios con relación al último trimestre de 2020. El 34% restante indicó una disminución con respecto al promedio del último trimestre de 2020.

Con relación a las ventas, el 26% de las empresas vio un aumento de la demanda interna y un 37% de las estantes dijo que las ventas se mantuvieron constantes con respecto al último trimestre del año pasado. Persiste un 37% con reducción de las ventas, estimaron los técnicos del CEU, que estimaron que hubo más dinamismo en la cadena de pagos de las empresas, pero que todavía el acceso al crédito es acotado.

Fuente: Francisco Jueguen,  LA NACIÓN, 11 de marzo de 2021.