Cómo es el plan de Tecpetrol para que la Argentina se convierta en un hub de energía

Cómo es el plan de Tecpetrol para que la Argentina se convierta en un hub de energía

En abril Ricardo Markous se convirtió en el número uno de la petrolera del Grupo Techint. Asegura que la macroeconomía les pone un freno a las inversiones en Vaca Muerta

Desde joven profesional hasta CEO de Tecpetrol, la carrera de Ricardo Markous se desarrolló durante más de 40 años en el holding comandado por Paolo Rocca. Tras un breve paso por el Conicet, este ingeniero industrial de la UBA se integró a Techint Ingeniería & Construcciones en 1980. Allí permaneció hasta 1992 -entre 1987 y 1988 hizo un posgrado en Stanford, Estados Unidos-, cuando con las privatizaciones que ya empezaba a encarar el gobierno de Carlos Menem comenzó a intererarse por el sector del gas. 

“En 1992, Techint compró una participación en TGN, adonde fui hasta 1997. Fue interesante porque tomamos la compañía con una capacidad de transporte limitada, porque había problemas de gas en el invierno. Rápidamente aumentamos la capacidad para el mercado interno y nos dedicamos a construir todas las vinculaciones de gasoductos con los países vecinos“, cuenta Markous y destaca que en esa época hicieron los gasoductos a Chile, Brasil y Uruguay. 

En 1997 dejó TGN y se sumó a Litoral Gas, recientemente adquirida por el grupo. De allí pasó a Tecgas, que en 2000 se fusionó con Tecpetrol. 

“Ahí participé de un proyecto histórico, en Perú, que llevó el gas desde la selva peruana hasta Lima y también un ducto de líquidos. Un proyecto enorme liderado por dos empresas argentinas. Pluspetrol en el upstream y Tecpetrol en el downstream. Ese es uno de mis hitos más importantes, el de TGP es un hito importante”, agrega. 

¿Qué aporta haber hecho toda la carrera en el grupo a la hora del desafío que supone ser el número uno de la compañía? 

Los desafíos que veo por delante son, por un lado, que Fortín de Piedra vuelva a producir lo que producía antes. En 2020 tuvimos cero inversión y en todos los proyectos de shale la producción cae muy rápido. Pasamos de producir 17 millones de m3 a 14 millones y hoy 11 millones. Ese es el desafío inmediato y estamos trabajando para lograrlo este próximo invierno. A partir de ahí, con el tema gas y con Fortín tenemos toda una agenda de llevar a la Argentina a ser un hub de energía para los países limítrofes. Sobre todo, en la exportación de gas y de energía eléctrica, con el gas como materia prima. Sería volver a llenar los gasoductos que construimos en la década del 90.

Para Loma La Lata… 

Para Loma La Lata, pero ahora ya no está ese gas, pero sí el de Vaca Muerta. Calculamos que la Argentina tiene por lo menos 300 billones de pies cúbicos (TCF por su sigla inglesa), tiene gas para 100 años y con transición energética algo va a pasar antes. Por eso es importante monetizar ese gas. Ya sea para la Argentina o sea para los países vecinos Hay que retomar las exportaciones a Chile, retomar la exportación de gas a Uruguayana y de energía eléctrica a Brasil vía gas. Compensar el declino de Bolivia. Es un tema que se viene y va a pasar tiempo para que Bolivia vuelva a tener gas. Tenemos que dar vuelta el gasoducto norte. Que TGN sea una herramienta para el desarrollo del gas. Va a ser esa reinsfraestructura de gas para conectar el volumen disponible, algo que hay que desarrollar en Vaca Muerta para reemplazar parte del gas licuado (LNG) y parte de los líquidos que se consumen mucho durante el invierno y hoy también en el verano. 

Hasta 2019 parecía que el desarrollo de Vaca Muerta era imparable, pero después cayeron los precios internacionales y llegó la pandemia, que frenaron inversiones y provocaron caída de producción. ¿Cómo se recompone esto a futuro? 

La Argentina tiene excelentes reservas de gas y de petróleo. Tiene una roca que es excelente. Es comparable con la roca de Haynesville o Marcellus para gas, o de Eagle Ford o Permian para petróleo. Los rendimientos son buenísimos. Los estándares de producción se están acercando a los de Estados Unidos en cuanto a cantidad de fracturas por día. En la Argentina los equipos de fractura hacían tres o cuatro por día, hoy ya se puede hablar de entre 7 y 12. El costo de la arena, que llegó US$ 300 por tonelada, hoy bajó a cerca de US$ 100, un poco más alto que en Estados Unidos, pero no tan lejos. El costo de agua es más barato. ¿Qué nos falta? La macroeconomía. 

¿La macro hace que se dude de las inversiones o se demore la decisión? 

Se invierte, pero no con la velocidad con la que se podría si tuviéramos las reglas de juego bien claras. Al ser la Argentina un exportador marginal, el que produce en Vaca Muerta sabe que parte de su producción va a tener que venderla en el mercado local.

Con precios regulados… 

Y cómo va a ser ese precio local es lo que no motoriza las grandes inversiones. Entiendo que es un tema que las autoridades conocen perfectamente y que están trabajando para que esta ley de hidrocarburos compense los problemas macroeconómicos hasta que la Argentina lo solucione. Si la macro estuviera resuelta, me parece que el que invierte sabría que invierte a riesgo, con exportaciones y ventas locales al precio internacional. Hoy no es así. 

Gasoducto 

Hace tiempo se habla de ampliar el gasoducto de Vaca Muerta hasta Bahía Blanca y de la instalación de una planta licuefactora para la exportación, ¿hoy es viable ese proyecto? 

Es un proyecto de muy largo plazo. Claramente es una inversión que hoy la Argentina no tiene capacidad para financiar. Es de muy largo plazo, porque además hay que ser competitivo. Porque hay que competir contra Estados Unidos que tiene un precio de gas similar al de la Argentina, de US$ 2,8 contra US$ 3,5 de acá por las condiciones macroeconómicas, pero que tiene un costo del dinero sustancialmente menor. El proyecto de la planta lo veo más retrasado.

Le tocó asumir el cargo en un contexto de pandemia, con trabajo remoto, ¿cómo se maneja eso? 

Creo que el trabajo remoto nos permitió seguir las operaciones bien, día a día. Sin embargo, eso no cambia el contacto cara a cara con la gente. Por eso estoy esperando que esta nueva ola pase y poder viajar a los yacimientos y a los países donde tenemos operaciones para estar en contacto con la gente. Todos los días tengo una reunión virtual con el grupo directivo, hacemos reuniones semanales con todos los equipos que están en el exterior, pero reconozco que no es lo que me gusta. Prefiero el contacto cara a cara.

¿Pudo viajar a los yacimientos? 

Todavía no lo hice. Me hubiera gustado viajar a la inauguración de las oficinas en Neuquén, donde van a estar Tecpetrol, Tenaris y Techint Construcciones. Estamos esperando poder ir. En julio celebramos los 30 años de El Tordillo, yacimiento cerca de Comodoro Rivadavia. Estamos en operaciones importantes en Colombia para pasar la producción de 2000 a 10.000 barriles por día, y me gustaría ir de visita.  

¿Cómo los encuentra esta segunda ola del Covid? 

Estamos muy bien armados desde el punto de vista operativo. Trabajamos con células operativas con poco contacto y redundantes. En el momento en que a alguien se le detecta Covid se aísla y otra célula lo puede reemplazar, de manera que los contactos estrechos sean pocos. Esto lo desarrollamos en 2020 y está muy bien instrumentado. En las oficinas priorizamos la actividad remota. Creo que vamos a poder sortear bien esta segunda ola.

El texto original de esta nota fue publicado en la edición 329 de la revista Apertura

(*) Publicado en el sitio Apertura : https://www.cronista.com/apertura-negocio/

Actualizado el 27/05/2021 10:50