La felicidad y el éxito

La felicidad y el éxito

Una pregunta que muchas veces me hice y me han hecho…. ¿qué es para vos el éxito? A priori podemos decir que hay tantas respuestas posibles como a cuantas personas se le pregunte, y vaya sentido tiene para cada uno en la situación que esté atravesando y por supuesto en la etapa de vida que se encuentre.

Entonces, no hay una sola respuesta ni verdad absoluta, solo la interpre- tación que cada uno hace de acuerdo a sus valores, deseos,prioridades, expe- riencias que lo han marcado a lo largo de su vida. ¿Y la felicidad? ¿Nos hemos puesto a pensar en qué nos hace felices? ¿Nos damos el tiempo para pensar todo lo que tenemos, mucho o poco y dar va- lor a ello? Porque cuidado, solemos con- fundir estados de euforia o alegría con felicidad. Los estados son momentos, la felicidad es una actitud que se desa- rrolla y practica cada día. Podemos ser humildes, faltarnos el trabajo o hasta haber nacido con capacidades diferentes pero eso no nos inhabilita a ser felices. También podemos estar en la verda de la abundancia pero no significa que nos de felicidad. La felicidad es una actitud y está anclada a los valores de la perso- na. Un estudio científico llevado a cabo en EE.UU demuestra la longevidad ex- tendida de las monjas de actitud positi- va, optimistas en relación a aquellas de actitud pesimista.

Todas ellas con una patología común… alzheimer. Los invito a leerlo; busquen: “Estudio de las Mon- jas”. También pueden buscar “pubme- d”(depresión) y “happiness”(felicidad), los resultados hablan por sí solos. Siempre soñé con el éxito vinculado a una excelente carrera profesional, buen pasar económico, viajes, lujos….la típica imagen del empresario de Wall Street. La vida con los años me demostró que en mi caso no era tal, que estaba per- diendo el tiempo…mi éxito era hacer lo que me gustaba y poder vivir de ello, es- tar con quienes deseaba y tener tiempo para mí.

En el libro “La Gerencia de la Felicidad” de Daniel Cerezo, pude leer y entender desde su experiencia esto que cuento y asimilo como un espejo de mi historia. Las personas somos seres animados…. por el sentir y el hacer, por crecer y evo- lucionar…y vaya qué paradoja instauró la pandemia del COVID-19 en la sociedad; eramos seres libres pero encerrados, seres autónomos pero sin posibilidad de acción ni decisión, seres poderosos y ricos pero sin posibilidad de gastar el dinero…y entonces dije “en algún punto quedó el manifiesto de que somos to- dos igualmente vulnerables y en mayor o menor grado nos hizo parar, barajar y dar de nuevo. Esto lo asocio a la fra- se que rápidamente comenzó a virali- zarse: “reinventarse”.

Y que suponía entre otras cosas aprender a aprender; recomenzar, reiniciar nuestro chip para adaptarnos a lo que se imponía y que nadie tenía ni tiene clara idea del “hasta cuando…”. Y en este escenario inhóspito cosas bue- nas resurgieron…el valorar a la familia, al cuidado de la salud, al tiempo libre, a ser creativos, a las relaciones sociales, al respeto de nuestros mayores…a una vida equilibrada!! Y tal es así que muchos han podido adaptar sus trabajos a la nueva realidad homeoffice, quienes parecían quedar fuera del mercado volvieron a ver una oportunidad desde sus hogares, quienes no estaban familiarizados con la tecnología sintieron la necesidad de hacerlo para conectarse a sus seres que- ridos y quienes son más jovenes la nue- va generación que llamaría “Remota” y hasta “Pandemmials”en un tono tragi- cómico a nuestros tiempos, encontraron su equilibrio trabajando remotamente en proyectos que ellos eligen, que les per- miten libertad y en los que se sienten identificados. Claro que no todos se han podido adap- tar o mantener y eso es triste. Muchos pierden en este mundo, pero también en el que vendrá; la adaptación es un deno- midaor común. Dejo 2 conclusiones: la felicidad y el éxito son dos caras de una misma moneda y aunque haya días malos, que los hay siempre, depende de cada uno la actitud a adoptar.

Las nuevas generaciones di- gitales tendrán un rol fundamental en la resignificación de la cultura del trabajo, el bienestar social y el medio ambiente. Un orden distinto para el éxito común.