El ajuste en Neuquén sobre el sector privado

El ajuste en Neuquén sobre el sector privado

La palabra “ajuste” fiscal es un concepto con connotaciones negativas en nuestro país, no sólo para la dirigencia política sino también entre una importante porción de la población. Los funcionarios del gobierno neuquino se jactan que en la provincia no hubo, no hay ni habrá ningún “ajuste”. Como podemos observar en el siguiente cuadro, son verdaderas las afirmaciones gubernamentales que en Neuquén no hubo “ajuste” en las cuentas públicas, al menos en la última década.

Entre 2007 y 2017, los gastos totales del Estado neuquino se incrementaron un 41,3% en términos reales, lo cual equivale a un aumento anual de las erogaciones del 3,5%, frente a una economía neuquina que creció a un promedio anual del 1% en dicha década. Esta situación ha generado que la relación Gasto Público/Producto Bruto se haya incrementado en casi 15 puntos porcentuales, como podemos ver en el siguiente gráfico:

Como observamos, el gasto público provincial aumentó del 20% al 34% entre 2007 y 2017, en relación al PBG, lo que significa un aumento del tamaño del Estado neuquino del 70%. Dado que por el lado del gasto público provincial no hubo ningún ajuste, ¿por dónde se generó, entonces, el ajuste sobre la sociedad neuquina o, más concretamente, sobre el sector privado? Para responder esta pregunta hay que analizar la contrapartida del incremento de las erogaciones públicas. El déficit fiscal creciente supuso una necesidad de financiamiento para cubrir el mismo, que en una provincia se hace de dos maneras: un aumento de la carga tributaria local y/o del endeudamiento público. En el primer caso, como vimos en el Cuadro Nº 1, la recaudación tributaria provincial se incrementó, en el período 2007-2017, un 55% en términos reales. Dado que el Producto Bruto provincial aumentó en el mismo lapso un 11% queda claro que la carga tributaria para los contribuyentes locales se vio incrementada significativamente. Por ejemplo, mientras que en 2007 no estaban gravadas las rentas de las “profesiones liberales universitarias” con el Impuesto sobre los Ingresos Brutos, en 2017 ya tributaban una tasa del 3%. Otras actividades, durante el mismo período, sufrieron incrementos en las alícuotas en el mismo tributo: Comercio mayorista (del 3% al 3,5%); construcción (del 3% al 3,5%); industria manufacturera (del 1,5% al 3%); las entidades financieras (del 4% al 5%); o la generación, transmisión y distribución de electricidad (del 2% al 3%).
La otra fuente de financiamiento que mencionábamos para cubrir el déficit fiscal es la deuda pública: mientras que en el año 2007 el stock alcanzaba a $2.487 millones, en 2017 se ubicó en $30.500 millones. Este aumento en la deuda pública, a mayor ritmo que el PBG provincial, explica una de las razones por cuales se aumentó la carga tributaria, para hacer frente al pago de la misma.

En síntesis, mientras que en la última década, por un lado, el gasto público neuquino aumentó en términos reales, lo cual significa que no hubo ningún ajuste en el sector público (tal como afirmó correctamente el gobernador hace unassemanas atrás); por otro lado, queda en evidencia que sí hubo un ajuste para el sector privado de la provincia (familias y empresas) que tuvo que enfrentarse a una mayor carga tributaria.
El ajuste tributario que sufrió el sector privado neuquino en los últimos años atenta contra la tasa de crecimiento provincial. ¿Por qué? Porque para que se incremente la producción en cada empresa el rendimiento del capital invertido debe superar el costo del capital, generando así un incentivo positivo para aumentar la inversión. Por su parte, la rentabilidad de la inversión depende del nivel de ventas en comparación con los costos operativos de la empresa y del costo tributario que enfrenta. Como pudimos ver anteriormente, el nivel de carga tributaria provincial se ha incrementado significativamente, dado que tenemos que financiar a un Estado que aumentó del 20% al 34% del PIB. Si bien la carga tributaria no es la única variable que un empresario o emprendedor observa al momento de una decisión de inversión (también están los costos operativos y financieros) es un factor relevante. Es por eso que urge una reforma tributaria a nivel provincial que permita reducir la carga tributaria, y reducir al máximo todos los trámites burocráticos al que se enfrentan los contribuyentes neuquinos al momento de liquidar los tributos locales.